RutaElectoral

Morena a la búsqueda de integrar la diversidad poblacional al ámbito rural.

Con el propósito de incorporar en los programas de gobierno, a mujeres, jóvenes y personas con discapacidad o provenientes de alguna etnia, la diputada Ana Elizabeth Ayala Leyva suscribió una iniciativa que reforma Ley de Desarrollo Rural Sustentable. 

Con ello se pretende garantizar la integración de estos sectores de la población en las actividades del campo, respetando y promoviendo sus derechos.

La legisladora perteneciente a la bancada de Morena, explicó que de acuerdo a estudios como el de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, 2018) refieren que las zonas rurales mantienen carencias estructurales que poco a poco minan el desarrollo de quienes las habitan.

De ahí, que muchas de las personas originarias de estos espacios busquen migrar dentro del propio territorio nacional o al extranjero con el objetivo de encontrar nuevas posibilidades de crecimiento.

Ayala Leyva refirió que Ley de Desarrollo Rural Sustentable (LDRS) es una normatividad que tiene como objetivo sentar reglas equitativas en las políticas públicas relacionadas con el ámbito rural en pro de un verdadero desarrollo sustentable. 

“De ahí que se busque elevar la calidad de vida de la población rural y ello comienza reconociendo la diversidad poblacional de este sector”, expresó.

La legisladora oriunda de Sinaloa, manifestó la importancia de darle reconocimiento, voz y posibilidades reales a grupos que históricamente han sido marginados como las mujeres, las y los jóvenes, las personas con discapacidad y las personas pertenecientes a alguna etnia. 

Para así, “implementar y proyectar una sociedad rural más abierta a las necesidades de todos y todas, en sus más amplias diversidades”, comentó.

Expuso que según datos del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural y Sustentable y la Soberanía Alimentaria en México (CEDRSSA) en el medio rural 18 por ciento de las mujeres no recibe ingreso y que 31 por ciento percibe hasta un salario mínimo.

Además, agregó, gran parte de las mujeres están inmersas dentro del trabajo en el hogar, “que no es considerado como productivo así que no es reconocido, ni remunerado”.

“Por ello es necesario reconocer y atender problemáticas particulares de cada población para focalizar apoyos que generen su participación integral en las zonas rurales y sean provechosas quienes habitan este país”, sostuvo la diputada federal.

La propuesta que reforma los artículos 4, 5, 6, 32 y 154 de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable busca considerar de manera integral a mujeres, jóvenes, personas con discapacidad y personas originarias de algún grupo étnico a las actividades del campo, con la finalidad de integrarlos como parte sustantiva del ámbito rural.

Se pretende se dé cumplimiento con el otorgamiento de nuevas y mejores oportunidades de participación dentro de las organizaciones rurales, en los que estos grupos vulnerables puedan aportar su conocimiento y necesidades para hacer frente a los retos del sector agrícola.